18 de junio de 2008

La mirada no debería estar puesta en los que, ejerciendo un derecho democrático, muestran sus utensilios de cocina en Cabildo y Cacerolazo soñando con derrocar a un gobierno. La mirada debería estar en las quince cuadras y los trece pesos que la señora que cuida a mi hijo tuvo que gastar para conseguir un cuarto de kilo de pan y una botella de aceite para dejarle a su familia antes de venir a mi casa.
–Yo no sé qué es lo que quiere esta gente –me dijo cuando llegó.

5 comentarios:

Cassandra Cross dijo...

Yo no puedo más que repetir que no hay condiciones de golpe a la vista. El consumo está a tope, el modelo tiene sus falencias pero es mejor que el que veníamos teniendo. La gente no es boluda, desabastecimiento o no tiene la panza llena y hay reservas en el banco central. No hay cómo voltear a nadie. Además, todos los políticos en funciones representativas están alineados, funcional o circunstancialmente, con el gobierno actual.
Ahora... Si el gobierno estuviera tan fuerte como dicen, no habría necesidad de una plaza como la de hoy, como las de las semanas anteriores, últimamente vivimos de plaza en plaza... qué pretenden probar?
Para mí, la democracia está más viva que nunca, sólo que sus instituciones están enfermas de prebendismo y corrupción.
La solución no es el golpe ni la psicosis de golpe; es que los representantes escuchen a sus electores y se hagan cargo de lo que les reclaman. Mandando señales contradictorias, tardías y/o unilaterales, lo único que logran es desconcertar.
Poniéndonos todos contra todos, dividen. No unen. Y la división les viene bárbaro.
Acaso yo no soy parte del "pueblo" por no ser K? Qué soy? antidemocrática, oligárquica? Yo también camino todos los días para ahorrarme la guita del bondi y compro en cinco lugares diferentes, algunos a quince, veinte cuadras de mi depto, para poder pagar mis cuentas y comer.
Por eso no voy a la plaza. Ir a la plaza es avalar a Moreno y a su índice inventado; a los Fernández y su peronismo de chicanas; estoy contra la mentira en todas sus formas. Yo a la democracia la defendí toda la vida, y la seguiré defendiendo, por las vías institucionales y con la responsabilidad cívica que fui generando y sigo generando. La voy a defender delante de cualquiera que pretenda ejercer la violencia contra sus conciudadanos.
Pero ir a hacer número a una plaza para que la presidenta levante su autoestima o sienta que la llenitud de esa plaza le da la prerrogativa de seguir robando... no, gracias.
Justamente, quiero que se entienda que la única forma que tiene de convencerme de su mérito es cumpliendo lo que promete. Incluso a mí, que no la voté.

Espero se entienda mi postura, que no es nada más que eso. Una forma de ver las cosas. Saludos.

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo. Parece que en este pais o estas en la plaza o sos golpista. Nada de medias tintas, o de un lado o del otro. Y eso, los que mas o menos pensamos un poco, sabemos que es irreal. Es imposible estar 100% deacuerdo con un gobierno o partido, al menos lo es si uno tiene cierta capacidad critica y los pies en la tierra. Cristina habla de redistribucion de la riqueza y nuevas instituciones, pero no se ocupa de mantener vivas las que ya existen. La salud publica se cae a pedazos, la investigacion se vende al mejor postor extranjero, y asi la lista es interminable.

golpista???? dijo...

Cuando leí el post sobre Pigna, pensé que era una ironía. Pero parece que no, parece que es el blog de D’Elía este…
Por cierto, ¡cómo sufren los pobres!, esos mismos pobres a los que explotás (qué extraño garparle a otro para que limpie el inodoro donde uno caga, para que cuide al hijo de uno, que por suerte no tengo ni tendré). Me voy a compadecer un poco de ellos, como tantos bloggers se compadecen de los cartoneros, pero nunca salieron a juntar…
Y lo que quiere la mayoría de la gente que toca sus cacerolas, no solo en Cabildo y Cacerolazo, sino en Caballito, en Boedo, en San Cristóbal y en Quilmes, para hablar de los lugares que sé, es que no le metan más el brazo en el culo, ya no el dedo, ya no la muñeca, nos quieren poner hasta el hombro, y tu maniqueísmo es parte de ese brazo largo que hace tope contra mi próstata…
Contáselo a tu empleada (la tenés en blanco, supongo).
Lo que son las cosas: muchos otros nunca supieron, ni saben, qué quieren los pobres.

Molina dijo...

El post sobre Pigna era una ironía. Y este no es el blog de Delía.
Por otro lado, no exploto a nadie: le pago un importantísimo porcentaje de mis ingresos a una mujer para que cuide a mi hijo. Y no por comodidad, sino para poder salir a trabajar.
Gracias por no tener hijos.

Eta Gerlo dijo...

Y no pensaste en trabajar de otra cosa, de modo que la reducci�n en tu ingreso se compense al suprimir el important�simo porcentaje de ellos que le destin�s a esta se�ora.
A prop�sito,�con qui�n deja ella a sus hijos?
(Y garparle mucho no justifica que la tengas en negro, que no tenga aportes, etc.).

Por lo dem�s, nos signa la incomprensi�n: los pobres no comprenden a los ricos, los ricos no comprenden a los pobres; la izquierda menos aun comprende a los pobres, ni la realidad; yo no comprendo tus iron�as, y cierta gilada no comprende que los progres en el poder no est�n en contra de las operaciones de prensa, de los periodistas pagos (neoneustadts), de comprar voluntades, de los aprietes mafiosos (�no les digo qu� tienen que hacer; les digo que tengan memoria�), de tratarnos como a pelotudos con sus mentiras insostenibles�
Como temo la incomprensi�n, no interpretar� tu agradecimiento por mi decisi�n de no tener hijos.
Saludos