6 de agosto de 2008

El futuro no existe

Y sin embargo ahora,
la rama que me mantiene erguido,
atada con un hilo a mi cuerpo,
se llama esperanza.

1 comentario:

Trescaídas dijo...

No se desate, Molina.
Buen cambio de estética...
Saludos.