27 de febrero de 2009

En la primera reunión de padres de mi vida la paso bastante mal. Siento, por momentos, vergüenza propia y ajena. Vergüenza propia por tener que decirles a las mamás y a los papás, desde mi sillita en miniatura, algo supuestamente original sobre mis expectativas sobre el ciclo lectivo que empieza. Y vergüenza ajena por los padres que en verdad creen que sus hijos son especiales y superdotados y que no sólo no tienen pudor en decírselo a desconocidos sino que se muestran excesivamente orgullosos de eso: “y es que él es así, vieron, hoy por ejemplo vino y me dijo: papá, cuidá mucho tu vida…. Es así, tan vivo e inteligente para su edad . . .”

6 comentarios:

Danixa dijo...

Oh, te rentiendo.
Yo soy la típica "madre allá en un rincón con cara de aversión".
Mi frase de cabecera en las reuniones del jardín de mi Fausto: "Me tengo que ir yendo".
Cómo le decimos al staff de madres y maestras: Las peluqueras.

La campeona de nado dijo...

ojo, que si dijo "papá, cuidá mucho tu vida" a los dos años es bastante vivo e inteligente para su edad...

Ani dijo...

Ey, me doy vergüenza. Ok. Lo reconozco. Soy un asco cuando cuento sus anécdotas en mi blog. Pero es especial.

Anónimo dijo...

Asi es la vida de un padre escolarizado. Una miseria por momentos. Pero no todo es tan tragico. A mi me valemadres estar sentada en una silla ridiculamente chica, me da mucha satisfaccion estar ahi, ese ambito "privado" de mi hija, en ese, su lugar, viendo en que la puedo ayudar. Y a las maestras, les tengo cariño, cuidan a mi hija y le enseñan algunas cositas cuando yo no puedo hacerlo.

Anónimo dijo...

Y otra cosa, deja la verguenza de lado y disfrutalo. Algun relato podria salir de ahi.

Ashelen dijo...

me declaro madre punk rocker, creo que desde jardín que me tiene fichada como la agreta del grupo, y lo re entiendo me lo re gane, porque me levante cruzada y evite las sonrisas de compromiso a la entrada del colegio y en la reunión de padres casi ni hable, y lo que dije ni siquiera le gusto a la maestra, ya pasaron 7 años desde que mi pequeña empezó y es así que no cambia... a la gente le encanta exponer a sus hijos como especímenes raros de la especie!