10 de abril de 2009

Corno

Las personas que están inmersas en el mundo de la literatura (escritores, lectores, críticos, editores, etc.) creen, por momentos -si no se lo ponen a pensar racionalmente-, que al resto de la gente ese mundo le resulta tan familiar como a ellos. Creen, por instantes, que Fogwill o César Aira son casi tan conocidos como el Coco Basile o Adrián Suar, y que podrían ser un buen tema de conversación en cualquier ámbito. Sólo cuando una tía, en esa reunión familiar, los mira con cara de “de qué corno estás hablando”, toman real dimensión de los niveles de popularidad. Pensaba en esto hace un rato, mientras intentaba llegar a los 4000 caracteres sobre un tema que no ameritaba más de 500 y escuchaba en la radio una entrevista a Lucía Puenzo, escritora y cineaste y mujer de Sergio Bizzio. Dos o tres veces durante la charla ella metió el nombre de su marido: porque con Sergio Bizzio vimos tal película, le muestro los borradores de mis novelas a Sergio Bizzio, etc. Antes de despedirse para ir a la tanda, los conductores le preguntaron con quién vivía. “Con Sergio Bizzio”, dijo ella, así con nombre y apellido, como dando por descontado que sus interlocutores sabían a quién se estaba refiriendo. Y ese Bizzio quién corno es, habrán pensado ellos y el 99,95% de los oyentes del programa.

11 comentarios:

Julia dijo...

Bueno, pero ella también podría simplemente haber dicho "Sergio, mi esposo", y luego referirse a Sergio Bizzio como Sergio y ya. Se entiende? No sé, ella no se levanta a la mañana y le dice a su esposo Hola Sergio Bizzio, poné la pava. Bah, digo...

Molina dijo...

Sí, Julia, a eso mismo me refiero.
La mina decía Sergio Bizzio como pensando "si les digo el nombre completo van a saber de quién les estoy hablando", cuando en realidad para todos era lo mismo que oír el nombre Juan Pérez.

Y no me parece mal que no lo conozcan; me parece lógico.
Lo absurdo es creer que porque un tipo vendió 200, 700 o 2000 ejemplares de una novela, es popularmente famoso.
A los que "nosotros" creemos famosos, son conocidos sólo por una ínfima porción de la gente. Si lo ponés a Fogwill a caminar por Florida a una hora pico lo más probable es que camine 20 cuadras sin que nadie lo reconozca. A eso iba apuntado el post.

El amigo de Pau dijo...

Bastante pelotuda la Puenzo, eh, al menos la Puenzo que se lee en tu post.

CINCO POR UNO dijo...

No sé, no sé, a veces sucede al revés. Yo cuando menciono a Ignacio Molina dentro de mi círculo áulico casi todos acotan: ¿"Nacho"?, ¿Sacó un libro?.

Diego dijo...

Pero que tampoco el famoso literario quiera hacerse el común. Hay menos distancia entre Carlín Calvo y Sergio Bizzio que entre el propio Sergio Bizzio y los comunes.

Anónimo dijo...

Sergio Bizzio es un escritor importante y verdaderamente talentoso. ¿Cçómo pueden ser tan pelotudos los que escriben acá para decir que su nivel de popularidad puede medirse con el nivel de popularidad de un actor de TV, o de alguien admirado por una tía? ¿Qué pasa, tienen aire en la cabeza? ¿O ocaso cuando alguien habla de turf, por ejemmplo, ellos saben de quién se trata? Vamos, no sean salames, che! Pónganle una ficha al talento verdadero, y déjense de joder con la boludez de la fama televisiva! Bizzio es un grande. Punto.

Anónimo dijo...

Bizzio es un grosso, aunque ustedes pongan lo grosso en términos de fama. No se puede ser más pobres de lo que son, ni haciendo fuerza!!!

Molina dijo...

Che, salamín, por qué no aprendés a leer? El que está poniendo lo grosso en términos de fama sos vos. En qué parte del post leíste que yo pusiera lo grosso en términos de fama. Vos sos el que está emparentando el nivel de fama con el nivel de talento, algo que obviamente no tiene nada que ver.

El post no es a favor ni en contra de nadie. Ni duda del talento de nadie. Nombré a Bizzio como podría haber nombrado a cualquier otro escritor argentino que a mí me resulta muy familiar pero que enseguida me doy cuenta de que para la gran mayoría del resto de la gente no. Y eso no habla ni mal ni bien de nada, es sólo una observación sobre un hecho de la realidad. No es ni una queja ni una crítica, es un comentario.
El hecho de que una tía no conozca a un escritor, no habla mal del escritor. Vos sos el que, enojándote, está poniendo las cosas en esos términos (fama-talento) que pretendés criticar.

Por suerte para él, no todos los lectores de Bizzio (yo soy uno de ellos) no son tan pelotudos como vos. La próxima vez tendrías que leer mejor antes de andar insultando anonimamente desde una supuesta autoridad que no es más que una increíble falta de comprensión de un texto.

Molina dijo...

(en la primera frase del último párrafo hay un no de más)

Anónimo dijo...

Tiene razón el Anónimo. Qué importancia tiene si mi tía conoce o no conoce a un escritor? Por qué un escritor tiene que hablar para el 99,99% de la gente que escucha? O acaso el suplemento de arquitectura de un diario va dirigido al 99,99% de la gente que compra el diario, o el de finanzas, o el de artes plásticas? Cuando la Puenzo habla de Sergio Bizzio, se dirige a gente que lo conoce. No habla para el hincha de fútbol, ni para el idiota cholulo, ni para el estudiante de física cuática o lo que sea. Habla para los que saben de qué habla, porque no se puede hablar para todo el mundo sin ser hipócrita o falso o calculador. Así que realmente el post de Molina da lástima intelectual...

Molina dijo...

Uy, Anónimo, qué durito que sos, cómo te cuesta. No tiene ninguna importancia, ya lo expliqué claramente en el comment anterior. Si no lo entendiste, es en vano que pierda tiempo en explicártelo de nuevo.