31 de agosto de 2006

Pre-parto III

Hace unas horas, cuando volví de cobrar un cheque en el Centro, Melina me recibió acostada en la cama. Acababa de volver de su visita al obstetra. Se acarició la panza y me pidió que me sentara a su lado.

–¿Qué pasa, son mellizos? –fue lo primero que se me ocurrió preguntarle, y ella se rió de mi cara de pánico.

El médico, después de medirle la dilatación, le había pedido que volviera a la casa, que descansara un poco, que saliera a caminar unas tres horas, y que volviera a la guardia para, en el mejor de los casos, quedarse internada.

Ahora son las tres y media, y, mientras espero a que ella vuelva de la caminata, escribo en el blog para no correr por las paredes. En un rato salimos los dos para el sanatorio, y ya veremos cuántos volvemos.

*

(Y aunque soy un poco ateo para esas cosas, no me queda otra que encomendarme al santo de hoy)

3 comentarios:

Pola dijo...

Quedese tranquilo Molina. Es de lo mas normal lo de la caminata.
Molina Jr no sera leonino finalmente, pero seguro tendra su caracter...
Abrazos

Caroprima dijo...

FELICITACIONES!!!!!!!
me alegro mucho que haya llegado al mundo otro hincha de Estudiantes de BB, de Olimpo y de River, pero principalmente otro sobrino-primo!!!!!
Te mando un beso gigante y otro mas grande para Fausto y nos vemos en la clínica!!

Anónimo dijo...

FELICITACIONES!!!! FAUSTO ES DIVINO!!!!!!!
CON CARIÑO!!!
LA TIA!!! MAJO!!